1/10/11

Uno de los té de Mel.

''Y si huímos ahora no volveremos a mirar atrás'' se escuchaba en la cafetería de Mel. También se oían unos sigilosos pasos de Frèderic que al oír la melodía pensó: que inoportuno, todo lo de mi alrededor me recuerda a lo mismo- Si a su ex, Sarah, que lo había abandonado sin motivo alguno.
Se sentó en la mesa, cansado, con la mirada baja y fija hacia la carta para pedir y justo aparece ella, Mel, con esa sonrisa encantadora. Había oído hablar de ella y de sus famosos té los cuales hacía con dulzura, con pasión, con pizca de ''magia''. Frèderic por un momento se quedó sin respiración, de repente se olvidó de Sarah (por primera vez en toda la semana) y quedó maravillado por la belleza y dulcura de aquella joven.
-Un té de mil flores- le dijo sonriente.
-Has escogido bien muchacho, flores, miles de flores que te rodeen y que te den la mano, que te acaricien y te lleven al paraíso, una combinación perfecta para sumergirte en la magia y olvidar el pasado, tu amor.
Frèderic quedó perplejo, como si Mel supiera como se sentía y que es lo que necesitaba. Mientras tanto, prefirió callarse y no contestar, el silencio era la mejor respuesta.
Entonces fue cuando Mel le trajo su té, se sentó junto a él y charlaron, de flores, de pasiones, de ellos, del pasado, del presente y del futuro.

Lo que no sabían era que ese futuro, gracias a las flores, lo pasarán juntos.

Conóceme en: xclarota@gmail.com

6 comentarios:

Maullidos en la noche dijo...

Aw, mas tierno :3

Florencia dijo...

Hermoso blog. Te espero por el mio:) Besos

Sotta Breck dijo...

Bellísisisisimo *-* Mel me parece la cosita más tierna del mundo con sus tecitos.
Saludos c:

Belu dijo...

Que bonito ♥

Red smiles dijo...

Qué cucos...:)

SMSC dijo...

Guau, que bien escribes por favoor, me ha encantado ♥