10/8/11

El tiempo estaba hablando

Lentamente, sin piedad alguna, la enfermedad ya era perceptible y su destrucción era máxima e irreparable. Te estaba matando, era evidente. Lo hacía lentamente para que sintieras dolor y te dieras cuenta de que pronto sucedería el momento. Y yo te miraba mientras se me hacía un nudo en la garganta y sentía impotencia por no poder ayudar en nada, también rabia ya que tu, seas quien seas, ¿como puedes ser tan cruel? Eres malavada y rencorosa ya que la vez anterior ella te ganó y ahora quieres la revancha final. Pero ¿sabes qué? ella, aun sabiendo que ha perdido, todo lo que le quedará de vida lo está disfrutando lo máximo posible, está viajando por el mundo, contando monumentos, tomando el sol en la playa y cuidando de sus hijos, besando a su marido y riendo con sus amigos y aunque todas las noches se acueste con miedo de no despertar más, se despide de su familia de forma tierna e intenta llevarte consigo como una carga dolorosa, pero no por ello, harás que sus últimos días seas infelices. Y yo la miro, y le sonrío, es fuerte y todavía sigue luchando. Así que tu, cruda enfermedad, habrás ganado la partida, pero no su alma.

4 comentarios:

Lih Frenzy♥ dijo...

me dio escalofrío, a decir verdad no tengo palabras. Que doloroso, pero a la vez lleno de amor, ya que ella no se rinde a pesar de saber que ese día está pronto, disfrutar al máximo sus días. Un besito Que bonito relato.


Lih

Niña de papá dijo...

mehaencantado

¡Lilith! dijo...

Me ha encantado. porque hay que ser fuerte y luchar por la vida que se nos va robando poco a poco :D

Candy dijo...

Me impactaste, me hiciste acordar a una pelicula que hablaba de lo mismo creo que se llamaba Mi vida sin mi. Es triste cuando intentas luchar a pesar de que pronto dejaras la batalla. Pero eso es ser fuerte como decis, no hay que dejarnos vencer por nada (:
Hermoso texto de verdad!